miércoles, 28 de agosto de 2013

Sin duda, son “Tontos Constantes” los que triunfan con más facilidad en la vida, al menos en la profesión que más conozco yo, la de vendedor, y es que en esto de las ventas, no hay atajos.

 

Siempre que por exceso de talento, confianza, un vendedor trata de llegar de A hasta C sin pasar por B, fracasa estrepitosamente, y es que la venta “Siempre está hecha”, pero siempre hay un “Ciervo” que se precipita o la hace fracasar, y pasa de ser un “Tonto Constante” a ser un “Genio Sin Premio”. Eso cuando tienes 20 años no pasa nada, el problema es que si continuas en tu vida con esa actitud, puede llegar el momento que peines canas y no hayas logrado ninguno de tus objetivos.

 

El problema de la “No venta” no sólo es que el vendedor no venda, no cobre la comisión, o no aproveche el tiempo; el problema de la “No venta” es que el vendedor hace que el trabajo de todos sus compañeros, Producción, Gestión, Administración, Comunicación, etc… se va al traste.

 

Así que por favor, quédemonos en el grupo de los “Tontos Constantes” y hagamos bien el trabajo.

 

Cuando hablo de “Tontos Constantes” entiendan bien: Son los humildes, los perserverantes, los trabajadores, los generosos, los pacientes, y sobre todo, “NUNCA DAN EL PARTIDO POR PERDIDO HASTA QUE NO SUENA EL PITIDO FINAL”.

 

Texto extraido del libro: La Fórmula del Destino (Arcopress 2011) Ángel Escribano Gómez