jueves, 02 de enero de 2014

 

Con la era de la globalización, nos podemos llegar a creer que en la vida todo es precio, y no es así, por mucha crisis que haya y muchos chinos copiándolo todo, la calidad sigue siendo un gran valor a tener en cuenta.

 

Una vez oí decir una frase a un amigo mío empresario: -Ángel, la mayoría de los médicos son muy malos.

 

Al principio, su frase me resultó muy impactante, pero con el tiempo me fui dando cuenta de que es totalmente cierto. Hay muy poca gente realmente buena en su profesión, la mayoría están por estar o porque no encontraron otra cosa que hacer, pero vamos, que este ejemplo vale igual para médicos, mecánicos, dentistas, vendedores, empresarios, administrativos, y el resto de profesiones.

 

A veces, en mis cursos digo:

– ¿En cuántos bares hacen tortilla de patata?. En todos.

– ¿En cuántos de esos bares está rica la tortilla una hora después de hacerla?  Puff, ya no tantos ¿eh?.

 

 

Cuando se trabaja mal, se generan muchas e interesantes oportunidades en el mercado sin necesidad de I+D+I. El mercado está lleno de gente que va a fichar, y le importa un bledo la calidad en lo que hace, y esto también incluye a muchos empresarios que quieren seguir viviendo de las rentas de años pasados.

 

Esta es sólo mi opinión, y cada día tengo más claro que debo de comprar siguiendo un criterio de “Calidad”, y luego dentro de las opciones que tenga, elegiré la que “Mejor Precio y Condiciones Generales” me ofrezca.

 

Recuerdo todavía lo que me pasó no hace mucho tiempo, cuando fui a comprar unos cascos para el móvil en un bazar chino. Me gaste 6,90€+6,90€. Primero se me rompió uno, y tonto de mí compré el segundo, y también se rompió, así que luego me tocó comprar el bueno, el original de verdad, el que vale 16€.

 

Me gasté casi 14€ de más, y los cabreos que me llevé cuando me fueron fallando los cascos piratas, así que para el 2014 miraré primero la calidad y luego el presupuesto, y no al revés.

 

Gracias

 

 

AEG2014