jueves, 12 de diciembre de 2013

 

Hace años mi amiga Anuska me dijo: – Ángel, en la vida, cuando no se evoluciona, se involuciona.

 

!Qué razón tenía!

 

En aquel momento me pareció una buena frase y la hice mía a partir de entonces. Ahora que soy empresario, digamos que el radar de lo que afecta a mis finanzas tiene mayor alcance, y no hace demasiado tiempo escuché en un programa de televisión dedicado a la cocina la siguiente frase:

 

“En un plato, lo que no lo enriquece, lo empobrece”.

 

En la vida y en el trabajo a veces no damos importancia a las cosas que hacemos “a medias”, y con el paso del tiempo te vas dando cuenta que aquello que hiciste de cualquier manera un día, hoy te ha costado: amigos, dinero, salud , o el trabajo; con lo cual, y si sirve de ayuda, yo me sumo a estas frases con otra mía, que no es otra cosa que:

 

“Trabaja bien y si quieres mucho, porque hay que ser idiota para trabajar mucho y mal”.

 

Todo lo que hacemos en la vida, tiene una consecuencia, a veces somos conscientes de ello y a veces no, pero todo lo que pasa tuvo su origen en una acción que hicimos u omitimos, bien o mal, y la mayoría de las veces cuando un negocio o una visita comercial sale mal, miramos alrededor y buscamos culpables, en vez de mirar dentro de nosotros y pensar:  “¿dónde matamos la venta nosotros solitos?”.

 

Como dije; este consejo vale para la vida y para las ventas, pero ten en cuenta que tu siempre eliges como quieres haces las cosas: bien, regular o mal.

 

Gracias por seguirnos

 

AEG2013