No comprendo a la gente que dice que no le fue bien un negocio porque el mercado no estaba preparado, es más o menos lo mismo que decir que un medicamento no funcionó cuando lo tomó una persona sana.

 

Cuando nos planteamos un negocio, debemos de hacerlo en base dos máximas:

  • ¿Qué quiere el mercado en este momento?
  • ¿Qué hago yo bien de forma directa o indirecta en relación a lo anterior?

 

El mercado es un monstruo voraz y caprichoso, que cambia de gustos constantemente y nuestra obligación es mantener a ese monstruo sin hambre, e intuir que le puede gustar en un futuro para que no se aburra y piense en comer de otra mano que no sea la nuestra.

 

Gracias y buen mes de enero del 2017