martes, 14 de octubre de 2014

 

Con este artículo, quiero compartir con aquellos que lo quieran leer, la locura ante la que estamos sentados impasibles y de la que pienso, nos está robando la vida, “la sobreinformación”.

 

Antes la información era poder, ahora la sobreinformación es lo contrario.

 

Ya no pensamos, sólo consumimos emociones y actuamos en base a esas emociones y siempre a corto plazo, demasiado corto plazo.

 

Una persona es los valores que tiene: el respeto, la educación, la comprensión, y así hasta que se cansen de poner atributos que hacen de verdad la vida más fácil de quienes nos rodean, pero seguimos empeñados en que lo importante es el conocimiento, pero no conocimiento en valores, sino en información, esa información que procede de fuentes tipo “Redes sociales”.

 

Es la segunda vez que me voy de facebook, un mundo en el que todos damos “Consejos” u opinamos detrás del muro. Apenas miro linkedin. Sobre twitter, sigo sin entender eso de seguir a alguien que en la mayoría de los casos no aporta absolutamente nada a tu vida, y me pregunto:

 

– ¿seré raro yo, o es que es una verdadera gilipollez y pérdida de tiempo?.

 

..sólo el tiempo lo dirá.

 

De momento, me voy a dedicar a mi salud, mi familia, mi trabajo y mis aficiones, y además en este orden.

 

AEG2014 (Extracto del curso de ventas “El método”)