viernes, 19 de septiembre de 2014

 

Esta semana, por circunstancias de la vida, me han dejado probar un Porsche Macan Turbo, o sea juguete de 400cv y de 98.000€, y un Ssang Yong Korando, un todo terreno de 150cv y 20.000€.

 

Los dos coches hacen lo mismo, nos desplazan, además los dos lo hacen por lugares con cierta dificultad, y lo hacen con cierta comodidad, entonces, ¿Cual es la compra más inteligente?.

 

Pues las dos.

 

Me explico, el acierto de estas dos marcas, es que tienen muy enfocado a su público objetivo, y mientras que la marca alemana pega sus tiros a la clase media alta y alta, dando estatus, prestaciones, calidad extrema en sus acabados; la marca asiática entrega pragmatismo puro, pero no se equivoquen, para estos dos públicos, la compra de cualquiera de los dos coches es un lujo, porque ellos siempre buscan mejorar, a más nuevo, a más reconocimiento, a menos problemas, a más sensaciones.

 

Conclusión y consejo:

Fabrique o venda lo que sea, tenga en cuenta que el cliente cuando pruebe su producto tiene que estar más satisfecho de lo que imaginó antes de comprarlo, es la única forma de crear de verdad un “Cliente Satisfecho” y por lo tanto activar el famoso “Boca Oreja”, porque en los dos casos, los clientes han comprado la opción que han creído mejor para ellos.

 

AEG2014