lunes, 31 de marzo de 2014

 

Si se han preguntado alguna vez, qué es más importante en la vida de un empresario, si la experiencia o la inteligencia, esta lección magistral y forma de pensar de mi amigo, empresario y mentor D. Juan Yague, y que la pasada semana tuvo la generosidad de compartir en un encuentro de empresarios en Madrid con motivo del reencuentro de segovianos en el exterior, entorno a un rico cocido madrileño en Eurocolegio Casvi de Villaviciosa.

 

 

Extracto del discurso

Amigos: quienes me conocen, saben que no soy orador, ni fácil en aceptar la palabra pero, dado el paso, si se me solicita, entonces no me queda más remedio que decir lo que pienso, y esto es lo que pienso en los momentos en los que vivimos con respecto a los empresarios y emprendedores, emprendedores y empresario.

Siguiendo un pensamiento de Gandhi, el cual decía: “El error de la juventud es creer que la inteligencia suple a la experiencia, y el error de la edad madura es pensar que la experiencia sustituye a la inteligencia”, hoy no pueden cobrar más valor, sobre todo en estos tiempos de incertidumbre y de exceso de información, que apenas somos capaces de consumir y deglutir.

La inteligencia necesita de la experiencia y viceversa. En la complementación de estos dos factores, reside el equilibrio humano, pero eso amigos, hoy es difícil de ver, porque todos creemos saber de todo, y pensamos además que el que tenemos enfrente es más tonto que nosotros.

Por eso digo que, no es persona madura la que sólo se fía de su inteligencia, ni es persona sensata la que sólo se fía de su experiencia. Sin embargo, al unir estos dos elementos y dotarlos de un glaseado de humildad, eso si duda hace que el ser humano joven o talludito, aumente en valor con respecto a la comunidad y a él mismo.

 

Juan Yague Sevillano

 

Director de Eurocolegio Casvi