jueves, 19 de junio de 2014

 

 

Cuando hablamos de placer, lo podemos interpretar como la manifestación física o mental de un estado de iluminación, es como entrar en un trance o estado superior, pero el placer comienza con la ausencia del dolor, de problemas, de miedos, de dudas; en definitiva de sufrimientos.

 

Esto tiene mucha relación con las ventas, ya que cuando compramos algo, lo hacemos buscando dos cosas: o ausencia de dolor, o búsqueda de placer.

 

Por ello, el principio de todo está en encontrar y aprender los mecanismos que nos hagan entrar en un estado de equilibrio interno, ya que es a partir de un estado óptimo interior, cuando empezamos a comprender y administrar lo que sucede en nuestro entorno y por lo tanto a administrar nuestras emociones y las de los que nos rodean.

 

En mi curso de ventas “El Método”,  dedico un 35% del tiempo precisamente a esto, a fijar el foco y administrar emociones.

 

Le espero en mi próximo curso.

 

 

AEG2014