viernes, 20 de diciembre de 2013

 

Así es como los clásicos llamaban “La Inspiración”, algo que los contemporáneos han relacionado más con el subconsciente.

 

Yo tengo mi propia teoría sobre “La Inspiración”, y pienso que es un estado mental originado por la mezcla de dos emociones muy importantes: “La Calma” y “El Valor”.

 

“La Calma” sirve para conectarnos con nuestro superconsciente, y ver el bosque, en vez de sólo el arbolito que tenemos delante debido a la saturación de información que recibimos a nivel consciente cada día.

 

“El Valor” lo adquirimos al vernos reflejados en una historia futurible, y vernos en ella como el personaje que hasta ese momento no aparecía en el cuento, justo es ahi cuando todo toma sentido y emprendemos algo determinante en nuestra vida pasando a “la acción”.

 

Por ello, en el libro Fórmula del Destino, digo que el “Destino” de la gente es igual a lo que “Piensan”, más lo que “Hacen” sobre lo que piensan, pero estos dos factores se ven divididos por el Riesgo Inducido, o para que ustedes lo entiendan mejor, el mundo de las “Emociones” ya que cuando estas campan a sus anchas, distraen el pensamiento y por supuesto también las acciones que llevamos a cabo, y todo ello sometido al capricho de la “Incertidumbre”.

 

Entonces, ¿Cómo cargarse de inspiración?

 

Mi teoría es que dónde fijen su atención, se creará su realidad, son los ojos del observador los que deciden una u otra realidad, así que si ustedes deciden mirar videos, como por ejemplo: “El salto de Falete en Splash” esa es la inspiración que recibirán; mientras que si lo que deciden mirar son otros vídeos, como por ejemplo: “Emprendedores y millonarios”, les aseguro que serán otros estímulos completamente distintos los que les llegarán, y sin duda les ayudarán a cargarse de “Calma” y “Valor”; y por lo tanto de “Inspiración”.

 

Gracias

 

 

AEG2013