No se confundan, no les voy a hablar de sexo.

 

Todos deberíamos de tener metas lo suficientemente intensas como para no pensar en otra cosa cada día. Cuando estas metas están ligadas con una buena salud, una familia unida, una ocupación estimulante y buenas aficiones, todo rueda de mil maravillas.

 

No sé por qué nos cuesta tanto mantener los retos vivos.

 

Algunos dicen que los sueños son el grado de compromiso que tenemos con nosotros mismos, yo no lo sé, lo único que sé a día de hoy, es que a todos nos gustaría ser ricos pero no todos lo deseamos de forma ardiente, y esto se sabe cuando no estamos dispuestos a pagar el precio por ese premio, pero esto es extrapolable a todo lo demás, otro ejemplo, a todos nos gustaría tener un cuerpo 10, pero ¿estamos dispuestos a realizar los sacrificios relacionados con la práctica de deporte y alimentación que esto requiere? ¿Queremos pagar el precio? ¿Estamos dispuestos a cambiar nuestros patrones de comportamiento? ¿Tanto cuesta esto?

 

¿La razón? NPI

 

¿La solución? Yo escribo casi todos los días lo que quiero en estos cuatro apartados: salud, familia, trabajo y aficiones, y me lo repito día tras día, día tras día, sino se me va la olla y aún y así se me va de vez en cuando.

 

Gracias y buen domingo

19/03/17